diumenge, 21 de maig de 2017

Alzheimer i els idiomes

Hola famílies!
Us presentem un article molt interessant que ha escrit la Doris, una professora d'alemany i anglès de l'escola. És sobre l'Alzheimer i la seva pròpia experiència familiar. Molt interessant i tendre. Us animem a llegir-lo!
Idiomes Tarradellas

La Enfermedad de Alzheimer – Un Remolino Gigantesco
¿Ayudará el aprendizaje de idiomas a frenar o a prevenir la enfermedad del Alzheimer???
¿Qué es Alzheimer? Casi todos conocemos a algún familiar o a un amigo que está afectado por este padecimiento neurológico, en mi caso fue mi abuela querida. Su historia que es al mismo tiempo la historia de familia, sobre todo la de mi madre, me hizo reflexionar sobre esta enfermedad grave… Y aunque esto ocurrió hace muchos años, mis recuerdos todavía están muy vivos…
Todos tenemos algunas ideas de la enfermedad, pero ¿qué es exactamente? La Fundación Pasqual Maragall de Barcelona nos da algunas definiciones en su página web https://fpmaragall.org. El Alzheimer “es una enfermedad cerebral, no contagiosa, progresiva e irreversible”. Lo que me impresiona mucho personalmente es que una de cada 10 personas mayores de 65 años tiene Alzheimer, es decir mucha gente está afectada y el número va creciendo. Entre más envejecemos, más aumentará el riesgo para tener “Alzheimer”. Conforme la esperanza de vida aumenta, crece más el número de pacientes con Alzheimer.
Los síntomas son variados; cuando pensamos en el Alzheimer, pensamos sobre todo en la pérdida de memoria de los pacientes, también, pensamos en la desorientación en tiempo y espacio. Me acuerdo muy bien – como si hubiera sido ayer – de los intentos repetitivos de mi abuela de irse de casa para volver a “su” casa. Durante el tiempo de su enfermedad, ya estaba muy mayor y caminaba con un andador, si no se hubiera ido seguramente. “Me voy a casa” con estas palabras se puso en el camino, menos mal que no podía ir muy lejos, sin duda alguna, hubiera estado en peligro.
“Mama, ¿tú crees que estuvo feliz durante este tiempo de su enfermedad, tu madre? ¿Durante todos estos años, casi una década?” “Si, creo que sí.”, contestó mi madre.” Estaba casi siempre contenta y de buen humor.” Se lo he preguntado a mi madre porque ella, mi héroe, siempre estuvo, cuidando a mi abuela. Yo estuve lejos la mayoría del tiempo: en Francia y en Münster/Alemania, la ciudad donde he estudiado. Bueno, aprovecho la oportunidad a decirle GRACIAS a mi madre, a mi familia y a las señoras de la Caritas que vinieron a casa para apoyarnos con mucha energía, paciencia y siempre con buen humor…

“Ich hab mein Herz in Heidelberg verloren…”
Sí, es verdad, “mi abuela fue feliz”, la mayoría del tiempo. A veces, el Alzheimer altera la personalidad del paciente, pero creo que esto no fue el caso con mi abuela. Para mí fue la misma persona que antes. Pero claro, no soy médico. Anna, es el nombre mi abuela, pasaba todo el día cantando. Y cantaba muy, muy mal. Si soy sincera era para “reírse” y para “llorar” a la vez. Muchas veces sentíamos que perdíamos la paciencia al repetir una y otra vez la misma melodía. Fuimos impacientes con ella. ¿Es humano? ¿Se perdona? No lo sé. Lo que sé es que la enfermedad del Alzheimer a veces tiene un efecto tremendo en el bienestar de la familia del paciente y en su círculo de amigos. Vivimos la enfermedad. Con ella. A veces sin ella.
Más destrezas que se pierden son “las habilidades para aprender, razonar, hacer juicios, comunicarse y llevar a cabo actividades cotidianas” por la muerte de neuronas en el cerebro. Mi madre me confesó: “He hecho errores con ella tratando de evitar que perdiera estas destrezas, le he dado cubiertos para ordenarlos en su caja para estimularle. Pero esto fue inútil” Llevando ya un par de años con la enfermedad, mi abuela no pudo solucionarlo más. Fue imposible. ¿Pero cómo podemos siempre saber lo que es bueno para una persona querida con esta enfermedad o lo que no lo es?
La enfermedad del Alzheimer parece ser un remolino que nos hace perdernos una vez que estamos dentro… Pero hay esperanza: Hoy en día hay pruebas de neuroimagen para “poder observar los cambios cerebrales que preceden a la aparición de los primeros síntomas del Alzheimer”. Para llevar a cabo su investigación y desarrollar las técnicas de detección y de prevención, La Fundación Pasqual Maragall depende del apoyo de los voluntarios y de donaciones. Una manera de ayudar a la fundación es el pedido de cartas solidarias para un evento como un cumpleaños, un aniversario o una boda  https://fpmaragall.org/colabora-contra-alzheimer/postales-solidarias-para-celebraciones/. Los pacientes necesitan sobre todo una cosa: nuestro cariño y nuestra paciencia.
Y termino con estas palabras sin haber contestado a la pregunta inicial: ¿Ayudará el aprendizaje de idiomas a frenar o a prevenir la enfermedad del Alzheimer??? La verdad es que no lo sé. Pero lo he escuchado varias veces. ¿Es un cuento o es verdad? Le voy a consultar a mi amiga hermosa Laura y os diré más en un artículo siguiente…  Aprovecho a compartir una entrevista suya sobre la nutrición para el riñón con vosotros (https://www.youtube.com/watch?v=iIKMMHuvyLM. Al mismo tiempo quiero recomendar la escuela IDIOMES TARRADELLAS (http://idiomestarradellas.cat/) en Barcelona que ofrece  clases de idiomas dinámicas y divertidas para niños y adultos  antes de despedirme para practicar lo que me gustá lo más en la vida: los idiomas - y la música. DAH